«

»

Jun 03

Claves para que la animación turística se integre con el resto de departamentos hoteleros

Ibiza, mitad de Agosto, juventud, entusiasmo, nervios y muchas prisas. Estoy en mitad de una noche de concurso y necesito una botella de cava como premio para los ganadores. Solo tengo unos minutos de margen.

El bar está abarrotado por alemanes que reclaman jarras de cerveza. Me cuelo entre los clientes y me dirijo al Jefe de Camareros en un tono, que hoy identifico como despótico.

– Una botella de champagne a la voz de ya

El jefe de barra me lanza una mirada desafiante. Yo se la devuelvo intensificada. Esto parece un duelo en la cantina de un bar del far west. A ver quien puede más.

Repito con más brío.

– Una botella de cavaaaaaaa, a la voz de ya.

Él me contesta.

– Oído barra, que me quiten a esta niñata de delante a la voz de yaaaaa.

Salí perdiendo en el duelo.

Esa noche los ganadores del concurso tuvieron que conformarse con un diploma y la ovación del público.

 

Esta historia sirve para ejemplizar LA IMPORTANCIA DE LAS RELACIONES INTER DEPARTAMENTALES EN UN HOTEL.

En mi caso, aprendí a base de jarabe de palo que el resultado de mi trabajo también dependía de la cooperación con otros departamentos. Utilizando un símil cinematográfico diría que jugar al “Llanero solitario” me hizo perder el Oscar.

El animador debe darse cuenta que trabaja dentro de una unidad más grande de su propio Departamento: el hotel, resort o complejo turístico. El respeto hacia todos los trabajadores es de vital importancia para llegar a buen puerto.

Es cierto que el Animador Turístico ya parte con un hándicap, una letra escarlata de “NIÑ@ MIMADO cosida al pecho”.

Es cierto que el animador turístico goza de una serie de privilegios y prebendas de los que no disfrutan el resto de departamentos y que generan no pocas envidias y rivalidades con el personal del hotel.

¿QUIERES SABER CÓMO NOS VEN EL RESTO DE DEPARTAMENTOS?

Estos testimonios son verídicos:

  • El animador turístico se divierte, no da ni golpe y además le pagan.
  • Viste como le da la gana, mientras que yo tengo que llevar esta pajarita apretada al cuello.
  • Come con los clientes, cuando no deja de ser un trabajador más.
  • Es un ligón
  • Es un orgulloso y un creído.
  • Se cree el “mandamás” de la empresa y siempre viene con prisas.
  • Que falta de respeto, mueven las mesas de la terraza y tiran confeti al suelo.
  • Se cree que es un cliente más: habla con ello de tu a tu, les gasta bromas e incluso se toma una copa.
  • Menudas vacaciones pagadas: el animador está todo el día en la playa o en la piscina.

¿DE QUIÉN ES LA CULPA DE ESTOS CONFLICTOS?

Indudablemente de ambas partes, pues quien crea que el mundo está dividido entre buenos y malos posee, sin duda, una visión bastante simplista de la realidad.

Está claro que uno no puede cambiar la actitud de los demás, pero sí podemos cambiar la actitud de uno mismo. El cambio siempre empieza desde el yo no desde el tu.

Por eso en Alade3 siempre decimos que hace falta CIENCIA, es decir, metodología de trabajo, y también con CON-CIENCIA.

¿QUÉ PODEMOS HACER COMO ANIMADORES TURÍSTICOS PARA TRABAJAR CON CONCIENCIA?

  • Reconocer que gozamos de una serie de privilegios y hacer buen uso de ellos. Por ejemplo, comer en el comedor de clientes se hace para fomentar las relaciones públicas, por tanto, no tiene sentido un animador comiendo escondido detrás de una columna. Querido animad@r hazte visible, saluda a los clientes, pasa por las mesas, pregunta que tal está la comida.
  • Respetar la autoridad de los jefes de los distintos departamentos del hotel. El animador debe tener claro que en el comedor manda el maitre y que la lencería está a cargo de la gobernanta. Cualquier intento de invasión de un territorio ajeno, implicará de manera automática una reacción negativa por parte de los jefes de departamento.
  • Utilizar siempre el POR FAVOR y el GRACIAS para cualquier petición.
  • Ser oportuno: buscar el momento adecuado para realizar tus peticiones, entendiendo que el resto de Departamentos tienen sus obligaciones y que nuestra petición es un extra y una carga adicional a su trabajo.
  • Trabajar desde la EMPATIA, es decir, la capacidad de ponerse en lugar del otro, no solo en la interrelación con los clientes, sino también con el resto de departamentos hoteleros.

 

Si te sirve mi experiencia, yo terminaría este post utilizando de nuevo una metáfora cinematográfica, con el siguiente titular.

En la Animación Turística NO se consigue nada emulando al Llanero solitario, se consigue mucho emulando el espíritu de “Salvar al Soldado Ryan”.

Departamento de Animación Turística de Alade3

email